Andrea Valencia

ARTE CONTEMPORÁNEO

Sisterhood

Sisterhood

Una parte de la crítica de arte, que incluye la crítica feminista más tradicional argumenta que el buen arte no tiene sexo. Sin duda, la tarea de la crítica se simplifica cuando rehúye el debate sobre la influencia del sexo del artista sobre lo que crea. Esta visión del arte como representación asexuada de sus creadores se aparta de la discusión de los mecanismos sociales que fomentan o dificultan el ejercicio de la actividad artística y la verdadera guerra de los sexos. Por el contrario, la crítica contemporánea apunta en otra dirección: el sexo de los artistas no debe ser tomado como un dato más sino como una construcción social.

La artista colombiana Andrea Valencia presenta una serie de pinturas titulada "Sisterhood". Estamos frente a un cambio notorio respecto de series anteriores, como la que se presentó en Lisboa en 2013 en su exposición individual titulada "O Sonho Colectivo". En El Sueño Colectivo Valencia presenta grandes telas, imágenes en su mayor parte saturadas de individuos y colores vivos, donde había muy poco espacio para el blanco. In "Sisterhood", contrariamente a obras anteriores , prevalecen las figuras solitarias , hay un lugar para el vacío, blanco aparece como una parte importante de la intención de la obra y permite a los personajes una respiración más pausada. La paleta de colores se ha ido de caliente a tonos fríos y metálicos de esta nueva serie. El soporte también ha cambiado pasando de la tela al papel. Lo que permanece en la obra de Valencia es la crítica de la cultura como motivo de expresión. Las mujeres que Valencia plasma en esta serie son vírgenes sólo en apariencia. Pueden llevar un velo, pero también usan pantalones y sus maneras de estar en el mundo son las de mujeres que no ha renunciado a la propiedad de su cuerpo. Ninguna de ellas es sumisa o se ha resignado a la virginidad. Como la obra del español Eduardo Arroyo, la propuesta estética de Valencia podríamos incluirla dentro del arte pop, no solo por las afinidades en la forma, sino también en razón de sus intereses por el medio ambiente y la crítica cultura, aunque en la colombiana prevalezca el interés por explorar la imagen de la mujer en el mundo. Hay una razón por la que algunas religiones patriarcales ocultan el cabello de las mujeres bajo los velos. La cabellera representaría también el bello púbico y al tapar el cabello se anula la sexualidad de la mujer. ¿Qué pasa si la mujer muestra el vello púbico y oculta la cabellera? El proyecto artístico de Andrea Valencia da un paso al frente proponiéndonos una hermandad femenina en la que la cada una de ella es representante de su propia sexualidad aún por encina de túnicas o velos . La mujer no es la ropa que viste, es el espíritu que la habita. La obra de Andrea Valencia refuerza la brutalidad y la fuerza gráfica de los códigos visuales. Las pinturas de esta serie son bellas, pero sobre todo nos hacen pensar sobre el papel de la mujer y los diferentes estereotipos que se perpetúan aún hoy en nuestras sociedades.

Lauren Mendinueta , Poeta y escritora colombiana.